Blog de armourlove

Depravación

Depravación
1ra parte

"Once días posteriores a encontrarme con su mirada, tuve la valentía de apurar sus indecisiones para tenerlo de alguna manera, en algún espacio: sólo para mi.
Lo había observado tantas veces que, su mirada estaba dentro mío, tanto como quisiera que se encuentre él. 
Dije: -¿Qué querés que hagamos?. No titubeo y soltó -¿qué querés hacer?.
Me ganó toda la apuesta.
Subimos a su auto hasta llegar a su domicilio, lo mire durante mucho tiempo mientras hablaba de cosas que pregunté para pasar desapercibida, pero que al otro día no recordé.
En dos vasos profundos, observe su mirada; en sus ojos, tal vez, se concentraba la vida, como un filtro de tristeza. Fue ahí entonces donde me sentí a gusto y en confianza. 
Yo lo soñaba, entre sueños húmedos, soñaba que era como una flor de mármol su cabeza. 
Su cabeza me asustó: fluia de ella una ignota vida.
Parecía un no sé que. 
Un mundo anónimo y nocturno.
Pedía piedad a la excitación que me llevo así describir a su persona.
Repleta de húmedad, fruto deleitoso de su carne, sombra a sombra con su belleza, me vi escurriendome hacía él y todo lo que conlleva el encontrarlo.
Temía por su gentileza, pero no por el placer que me provocaba su presencia. Ese deseo que alimenté durante días y lo tenía frente a frente, proyectandose, desde mi boca hasta mi entre pierna.
Me vi recostandome en su cama. 
De espaldas hacia él, se acostó luego de mi y comenzó a besarme el cuello apretando mi cadera.
Temblaba de ansiedad y suspiraba por lo bajo.
Siguió basándome, me di vuelta y continue en su boca, baje mi mano y sentí toda su firmeza y suspiro hondo y gimió.
Un vampiro de fuego con más sed y más sangre que un abismo.
Metió su mano en mi entre pierna y reclamó todo lo que en ese preciso le pertenecía, lo volvió suyo y lo exprimio, lo devoró, se inclinó sobre mi y de rodillas abrió mis piernas y succionó como queriendo secar todo lo que mojado se encontraba.
Con la almohada me tape la boca mientras me retorcia cual gusano sobre la tierra y mi espalda se quebraba juntó con mi cadera sin poder quedarme quieta. 
Tomé su rostro con fuerza y lo besaba mientras por nuestros labios se desparramaba la saliva de ambos y caía todo en mi cuello y en mi pecho.
Me penetró con una brutalidad que me dejó plasmada en un instante y luego pude continuar:
Entraba
Salía
Gemia 
Gozaba 
Sentía 
Escupia 
Retenía 
Continuaba..
Su mirada tenía una depravación la cual me mantenía anonada, hacía algo con sus ojos en mi, que me llamaban a la necesidad de tenerlo una y otra vez entre mis piernas.
Se acostó al lado mío y me subió arriba suyo.
Cabalgué sobre el como si tuviera dentro lava.
Sentía como mis fluidos se exparcian por su pelvis y su miembro tan duro como se notaba de mi y mis movimientos con sus manos sobre mis nalgas, como él los acompañaba.
Gemia 
Le pedía más 
Suspiraba
La respiración se me cortaba
Su firmeza dentro mío me devoraba
Lo vi llegando 
Llegaba juntó con el
Le rogué casi sin poder respirar que acabará dentro mío y juntó a mi
Gimió 
Tembló 
Suspiró 
Me agarró 
Apretó 
Soltó y cual sachet de lácteo al piso, explotó dentro mío y yo juntó a él. 
Su depravación en su mirada soy yo y yo juntó a él. [...]

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: